¿Qué es la forma jurídica de una empresa?

Para que una empresa esté completamente en funciones deberá adquirir una personalidad jurídica. Esto le permitirá hacer frente a sus responsabilidades adquiridas, tanto legales como fiscales. Y al mismo tiempo la hace acreedora a los beneficios mediante ayudas y bonificaciones.

Pero, ¿cómo se adquiere la personalidad jurídica para una empresa y en qué consiste? Pues bien, una empresa puede ser constituida como una figura individual jurídica. En este caso solamente una persona responde como propietario de la empresa en cuestión. Puede hacerlo de forma ilimitada, lo que abarca inclusive su patrimonio personal, pero también de forma limitada. Esto dependerá de la sociedad o cooperativa con lo que fue constituida la empresa.

Sociedades y empresas societarias

Por otro lado, una empresa puede ser constituida por medio de más socios y no solamente un propietario. En este caso también existen diferentes opciones. Entre ellas puede constituirse como sociedad anónima, sociedad de responsabilidad limitada, sociedad colectiva o sociedad comoditaria. Y en el sentido de colaboración administrativa también puede incluirse a las cooperativas, que si bien es cierto que tienen una constitución y funcionamiento diferente a la sociedad, también está formada por un conjunto de accionistas o socios.

Para determinar el tipo de sociedad cooperativa en la que constituirás tu empresa, deberás tomar en cuenta una serie de factores. El primero y que es fundamental se relaciona con el capital societario con el que se cuenta para iniciar actividades empresariales. Esto es importante porque la mayoría de ellas tiene un importe mínimo. Por ejemplo, en el caso de la sociedad anónima se requiere una cantidad económica bastante mayor en comparación con la sociedad limitada.

Otro factor a considerar es la cantidad de socios que constituirán la empresa. Si se trata de un solo socio, una de las opciones más viables es la sociedad de responsabilidad limitada, pero si el propósito es incluir a una gran cantidad de socios y accionistas, este tipo de sociedad es inadecuada para este propósito. 

Y en un orden de ideas similar, deberás considerarse si algunos de los socios serán trabajadores de la empresa o no y cuántos. En algunas sociedades y cooperativas es un requisito primordial que los socios, o por lo menos un porcentaje de ellos, también sean trabajadores de la empresa con un contrato indefinido.

Cómo puedes notar son varios factores los que hay que considerar en el momento de decidir la figura jurídica que tendrá la empresa ha constituir. 

Factores adicionales a considerar

Adicionalmente a los aspectos ya mencionados también deberás considerar las responsabilidades tributarias y de Seguridad Social que  estará adquiriendo la empresa. Esto es importante puesto que de la solvencia económica se desprenderán las responsabilidades legales y tributarias adquiridas por la empresa. 

Igualmente debe definirse con anterioridad la cantidad de participaciones y la forma en que éstas se distribuirán entre los socios. Esto deberá ser acordado por unanimidad por cada uno de los socios con el fin que se cumpla la normativa referente al plan de negocios.

Al mismo tiempo deberá definirse la relación entre socios, lo que implica las responsabilidades y obligaciones adquiridas por cada uno y la forma de ceder o vender sus participaciones en caso de ya no querer formar parte de la sociedad o de la empresa.

Leave a Reply