Las mejores asesorías fiscales en Barcelona

ssefh-asesoria-fiscal-barcelona

SSEFH

150
Precio desde
alfonsea-asesoria-fiscal-barcelona

Alfonsea

180
Precio desde
alioath-asesores-asesoria-fiscal-barcelona

Alioth Asesores

225
Precio desde
gestoria-barcelona-asesoria-fiscal-barcelona

Gestoría Barcelona

165
Precio desde
diagonal-consulting-asesoria-fiscal-barcelona

Diagonal Consulting

120
Precio desde
ordenaciones-contables-asesoria-fiscal-barcelona

Ordenaciones Contables

400
Precio desde

Cuadro comparativo de las mejores gestorías fiscales de Barcelona

  • Antigüedad
  • Nº trabajadores
  • Gestión integral
  • Responsabilidad
  • Jurídico
  • Contable
  • Laboral
  • Recursos Humanos
  • Internacional
  • Asesor exclusivo
  • Precio autónomos
  • SSEFH

  • 150

    Desde

  • 20 años
  • 1-10
  • Estándar
  • 100 €
  • Alfonsea

  • 180

    Desde

  • 21 años
  • 1-10
  • Estándar
  • 120 €
  • Alioth Asesores

  • 225

    Desde

  • 22 años
  • 1-10
  • Póliza 1,5 millones
  • 80 €
  • Gestoría Barcelona

  • 165

    Desde

  • 19 años
  • 1-10
  • Estándar
  • 60 €
  • Diagonal Consul.

  • 120

    Desde

  • 25 años
  • 1-10
  • Estándar
  • 50 €
  • Ord. Contables

  • 400

    Desde

  • 53 años
  • 1-10
  • Estándar
  • 150 €

¿Quieres un presupuesto completamente gratis para acertar con tu asesoría fiscal en Barcelona?

Las mejores asesorías fiscales de Barcelona comparadas una a una

Opinión SSEFH

Lo mejor

Integra todo tipo de servicios.

Lo peor

Aproximación al cliente poco personalizada, más centrada por áreas.

Más información

Asesoría fundada en 1996 por economistas, psicólogos y consejeros de empresa. Comenzaron primero en el aspecto fiscal y contable (consultoría contable), siguiendo después con otros como el asesoramiento en RRHH, selección, organización y planificación intra y extrasección en procesos de producción u otros de desarrollo Organizacional (ISO o DO), y el soporte completo en el aspecto laboral. Tienen una particular estructura, consultor economista, laboralista, que se desplazan a las dependencias de sus clientes y por otro lado, pasantes y auxiliares en sus oficinas.
Esta asesoría está localizada en Barcelona. Los servicios que ofrecen son contabilidad y fiscalidad, desarrollo, nóminas y seguridad y asesoramiento anticrisis.

Opinión Gestoría Barcelona

Lo mejor

Mucha orientación y dedicación al cliente.

Lo peor

Ausencia de otros servicios complementarios pero también demandados como el jurídico.

Más información

Gestoría Barcelona ofrece un asesoramiento integral a las empresas, básicamente orientado a las pymes, basado en la profesionalidad y la calidad de sus servicios, pero sin perder nunca de vista una atención personalizada, rápida y eficiente a nuestros clientes. Su lema es “cuando un cliente te necesita, su problema es el más importante del mundo y como tal lo tenemos que tratar”.

Opinión Alfonsea

Lo mejor

No solo aportan el trabajo de gestoría, sino también de asesoramiento.

Lo peor

Precio demasiado elevado para una atención no personalizada.

Más información

Despacho profesional de economistas y abogados fundado en 1995 por Antonio Alfonsea y dirigido actualmente por Daniel Giménez, especializado en el asesoramiento tributario, contable y financiero. Este despacho está situado en Barcelona. Su objetivo es aprovechar todas y cada una de las oportunidades que prevé la normativa para reducir la factura tributaria. Este objetivo sólo puede asumirse con una adecuada planificación fiscal, introduciendo el plano tributario como un elemento más a valorar en el sistema de toma de decisiones de la empresa. El conocimiento actualizado de la normativa, juntamente con un seguimiento continuado de la realidad del negocio, permite al cliente aplicar políticas contables y fiscales más adecuadas, logrando con ello disminuir la factura fiscal. Poseen además una amplia gama de servicios de asesoramiento tributario.

Opinión Diagonal Consulting

Lo mejor

Gran precio en relación a los servicios que prestan sin sacrificar en absoluto un alto grado de personalización con el cliente.

Lo peor

Aunque para muchos clientes sea un factor irrelevante, no están especializados en extranjería.

Más información

Es una asesoría fiscal que fue creada en Barcelona en 1991. Está especializada en empresas y autónomos. Su sede está en Barcelona. El equipo de profesionales de esta compañía son abogados, economistas, psicólogos, graduados sociales, técnicos contables, técnicos en ciencias del trabajo, técnicos en prevención de riesgos laborales, etc. Sus servicios son asesoría contable, asesoría fiscal, asesoría laboral, asesoría jurídica, recursos humanos, organización y desarrollo empresarial, compra-venta de empresas y auditorías laborales. Sus objetivos son incrementar el valor del conjunto de la organización de los clientes y darles seguridad a estos mismos, garantizando los servicios realizados por los profesionales que integran esta asesoría.

Opinión Alioth Asesores

Lo mejor

Póliza adicional de responsabilidad para el cliente.

Lo peor

Posiblemente un precio demasiado elevado en comparación a la media.

Más información

Empresa constituida en 1993 en Barcelona. Tienen la sede en el centro de la ciudad de Barcelona, desde donde ofrecen sus servicios a toda Barcelona provincia, así como a Cataluña y al resto de España. Asesoría Alioth está formada por un equipo de economistas y abogados que centran su labor profesional en la consultoría de negocio y la asesoría de empresas. Cuentan con asesoría fiscal, contable, laboral y mercantil. Sus servicios destacados son alta en autónomos, asesoría para la familia, constitución de sociedades, declaración de la renta, elaboración de nóminas y gestión de herencias. Están especializados en esta última materia. Sus servicios están dirigidos tanto a pymes, como a autónomos y emprendedores.

Opinión Ordenaciones Contables

Lo mejor

Mucha experiencia en el sector.

Lo peor

Muy caro, demasiado alejado de lo que se factura en el sector.

Más información

En Asesoría fiscal Ordenaciones Contables, gestoría Barcelona desde la que como gestores administrativos llevan más de 50 años proporcionando servicios y soluciones contables y tributarias, tanto a personas individuales como a organizaciones de todo el país. Su sede se encuentra en Barcelona. Están especializados en gestoría administrativa, dirigida tanto a autónomos como a PYMES. Sus servicios incluyen planificación de impuestos, representación ante el organismo tributario nacional, servicios de contabilidad y asesoramiento en gestión monetaria, entre otros. Actualmente cuenta con un amplio equipo de trabajadores, formados en todos los ámbitos, con la finalidad de estar capacitados para ofrecer un servicio integral tanto a la empresa como al particular.

¿Qué debes tener en cuenta al elegir una asesoría fiscal en Barcelona?

Ahora vamos a ver qué aspectos hay que tener en cuenta para elegir un buen asesor o asesoría fiscal. Se suelen dar consejos muy variados, pero sí que hay una serie de ellos que pueden ayudarnos a centrar la decisión. El primero, es rodearse de excelentes gestores, que tengan una acreditación que garantice su profesionalidad y su trabajo. Lo que ocurre es que en este sector hay “asesores” que realmente no cuentan ni con el bagaje ni con las garantías para merecer nuestra confianza. El segundo de ellos es no buscar lo más barato sin tener en cuenta los servicios ofrecidos. Está claro que el factor precio es muy importante, pero, a la larga, lo barato puede salir muy caro. A lo mejor, todo lo que se está ahorrando a la hora de contratar lo más barato, hay que desembolsarlo luego porque no ha habido una gestión eficaz de la contabilidad o con una buena planificación fiscal. O peor aún, que haya que desembolsarlo por una sanción económica de Hacienda, que va salir mucho más cara en términos económicos (además, estas cosas suelen traer una importante pérdida de prestigio, que a la larga puede ser mucho peor que las sanciones económicas). En tercer lugar hay quienes consideran que las relaciones entre el cliente y su asesor son muy importantes, y no se sabe hasta qué punto estas relaciones pueden vertebrarse por correo electrónico. También parece importante saber quién está detrás de los trámites, por una cuestión de confianza. La relación con un asesor debe ir fraguándose en confianza mutua. Por lo tanto, las gestorías online pueden estar bien para casos sencillos y cortos. El cuarto consejo es buscar un asesor fiscal proactivo, que se mantenga al día de las novedades fiscales y legislativas que afectan tanto a los individuos como a sus empresas. Muchas de las asesorías y asesores están tan ocupados haciéndose cargo de los asuntos de sus diferentes clientes, que apenas les queda tiempo para reciclarse como profesionales y ponerse al día de lo referente a su trabajo. Algunas asesorías se han revalorizado creando su propio blog en internet, pudiendo mantenerse así informados sus clientes. El último consejo, es contratar una asesoría fiscal que tenga amplios conocimientos y experiencia sobre el sector de actividad de la empresa. Las asesorías se especializan en ciertos ámbitos, por eso hay que buscar la que más se corresponda con el sector de actividad de cada uno. Una que conozca al detalle la normativa y los planes contables sectoriales de las diferentes actividades referentes al sector en el que se desarrolla la actividad.

¿Es mejor elegir una gestoría fiscal de más antigüedad?

Hay diferentes argumentos que sostiene por qué  es mejor escoger una asesoría fiscal más antigua o por qué escoger una más moderna, pues ambas tienen puntos a favor y puntos en contra. Se dirá también la tendencia general, haciendo balance de ambas posibilidades. Después, cada uno elige la opción que más le convenza. Por una parte, una gestoría fiscal con más antigüedad puede ser que tenga más experiencia que una que se ha creado hace relativamente poco tiempo. Segurísimo que esta asesoría con más años a sus espaldas ha podido mediar con más casos. Y seguro también que ninguno de estos casos era igual ni parecido al otro, por lo que la experiencia de este tipo de asesorías fiscales será mucho más amplia que las asesorías fiscales más recientes. Esto repercute directamente en los servicios que ofrecen. Las asesorías más antiguas pueden barajar otras alternativas que a las gestorías fiscales más nuevas se les podrían escapar. Pero, por otra parte, puede ser que estas asesorías con más años se hayan quedado un poco anticuadas respecto a las más actuales. Las asesorías se reinventan y se renuevan constantemente para adecuarse al ámbito de los mercados y a los cambios que éstos están sufriendo de manera constante, y a lo mejor estas asesorías más antiguas no tienen esta capacidad de adaptación, y se quedan atrás respecto a las más contemporáneas. Además, también cambia la forma de enfocar los casos. La tendencia es que las asesorías fiscales más actuales dediquen un profesional exclusivo a un caso, mientras que las más antiguas no suele optar por este sistema innovador. Después de encontrar cosas buenas y malas a ambas alternativas, esto es a lo que se tiende: últimamente se opta por una asesoría fiscal más moderna, sin querer menospreciar a las asesorías antiguas. Se opta por una asesoría moderna porque, en general, resulta más atractivo trabajar con alguien que está dispuesto a innovar. También porque gusta mucho la idea de tener un profesional dedicado casi exclusivamente a un caso. No preocupa el hecho de que tengan menos experiencia respecto a las más antiguas, porque haciendo el balance, este aspecto (que tampoco es negativo del todo) se compensa con el resto de aspectos positivos que se les han encontrado.

¿Es la mejor opción siempre escoger la asesoría fiscal más económica?

Este aspecto es mucho más subjetivo, pues depende de la capacidad adquisitiva de cada uno y de cuánto esté dispuesto a gastarse. Aunque también depende de qué se quiere de la gestoría fiscal en cuestión. Si se quiere que la asesoría sólo haga, por ejemplo, las declaraciones trimestrales o anuales, u otros servicios básicos que todas las asesorías ofrecen (y que no requieren un gran esfuerzo por parte de esta asesoría), se recomienda escoger una asesoría más económica, porque este tipo de servicios todas los hacen igual. Es más, hay expertos que se aventuran más incluso, y recomiendan escoger una asesoría online, que para este tipo de servicios son muy efectivas. Estas asesorías online tienen precios más bajos que las asesorías al uso, por lo que son la opción ideal para los que busquen servicios no muy complejos a buen precio. Si no gusta innovar y no se quieren correr riesgos con una asesoría online, lo ideal es buscar sin duda una asesoría económica (en este caso en el que lo que se quiere es algo rutinario). Hay que huir de asesorías con mucho renombre en estos casos, que son mucho más caras y el servicio que van a dar (en este caso, repito) va a ser el mismo. Si, por el contrario, los servicios que se buscan son más específicos y más difíciles de llevar a cabo, se recomienda optar por una asesoría menos económica y de más calidad. Las asesorías económicas están muy bien cuando los servicios requeridos son relativamente sencillos y rutinarios. Pero si se necesitan cosas más concretas, mejor optar por la calidad que por el precio. Hay que pensar que se está dejando la empresa o cualquier otra cosa en manos de estos profesionales, así que mejor ir con pies de plomo. Además, las asesorías fiscales que tienen precios más elevados, suelen incluir más servicios. O más coberturas. Por esto, cuando los servicios que se necesitan de la asesoría son más complicados, una asesoría más cara es una buena opción, porque ofrece más coberturas y más garantías.

¿Qué servicios básicos debe cubrir una gestoría fiscal?

Las asesorías fiscales prestan asesoramiento a particulares y empresas en asuntos sobre cuestiones fiscales. Después de haber examinado las circunstancias financieras que pueda tener su cliente, se encargan de elaborar la declaración de la renta, y también de calcular los niveles impositivos correctos que el cliente debe pagar a la agencia tributaria. Otro de sus servicios básicos es aconsejar sobre las formas legales de reducir la factura tributaria. También negocian y se mantienen en contacto con las autoridades fiscales en nombre del cliente. Otra de sus funciones básicas es analizar la contabilidad financiera detallada y examinar las actividades financieras generales de los clientes. También prestan asesoramiento sobre las consecuencias tributarias de la planificación financiera, la estrategia de negocios o las operaciones financieras como reorganizaciones u otras actividades empresariales, como las fusiones de empresas. Hay otras funciones que algunas asesorías entienden como básicas, pero que las gestorías más baratas no entienden como tal. Algunas pueden evaluar la fiscalidad internacional para empresas que comercian con compañías en otros países.
Por último, un servicio básico, que todas las asesorías entienden como tal, es asesorar a sus clientes sobre como planificar y gestionar su IVA.

¿Mejor una asesoría fiscal especializada en impuestos o que pueda hacerme de todo?

Esto también depende de lo que quiera y busque cada uno. Si lo que se quiere es específico de impuestos, vendrá bien una asesoría que esté más especializada en este ámbito. Hay asesorías fiscales dedicadas especialmente a este ámbito, y conocen todos los trucos y detalles a los que un buen asesor prestaría atención. Entonces, esta parece una buena opción si sólo se busca algo muy específico en este ámbito. Pero la mayoría recomienda que se escoja una que pueda hacer de todo. Nunca se sabe lo que puede pasar, y en este mundo de las asesorías, todos los ámbitos están muy relacionados, por lo que nunca se sabe cuándo va a haber un fallo o cualquier otra cosa y va a ser necesario asesoramiento no solo en el ámbito de los impuestos.

La importancia de tener a alguien de la asesoría fiscal dedicada a tu empresa en exclusiva…

Es una seguridad y una garantía. Tener a alguien que se dedique por completo a ti y a tu empresa quiere decir que el servicio va a ser mucho más efectivo. También, que si hay algún problema, va a ser detectado al instante. Y que los trámites van a ser mucho más efectivos. La verdad es que sólo se le encuentran ventajas a esta dedicación exclusiva a cada cliente. La única desventaja que es que, seguramente, el precio de este servicio tan completo se pague y con creces. El precio será más elevado que en una asesoría donde no se dediquen exclusivamente a un individuo, pero si uno se lo puede permitir, desde luego mucho mejor la opción de exclusividad única.

¿Qué responsabilidades debe asumir una asesoría fiscal por una mala gestión?

Tal y como dice Hacienda, es el contribuyente el que debe asumir las consecuencias de que la declaración de la renta esté mal presentada, por mucho que se la haya confeccionado un asesor. El hecho de estar mal asesorado no exime al contribuyente. Y es que los consejos del asesor fiscal no son vinculantes. Pero, a partir de ahí, el cliente puede plantearse una reclamación y pedir responsabilidades a su asesor. Las equivocaciones suelen ser muy variadas, pero el asesor no es responsable en ningún caso. Cuando Hacienda vaya a ir contra el contribuyente, este puede plantearse, este tiene la opción de solicitar responsabilidades al asesor fiscal que ha cometido el error. Lo más normal es que este asesor se haga cargo de la multa y de los intereses de la demora. Pero, tal y como exige Hacienda, hacen falta dos requisitos para solicitar responsabilidades a un asesor. El primero que hace falta, es que el asesor sea un profesional competente adscrito a alguna de las asociaciones que existen en España. El otro requisito, es que el asesor haya expedido una factura al cliente. Esta factura es imprescindible para pedirle responsabilidades al asesor. Ahora bien, algunas asesorías fiscales tienen contratado un seguro de responsabilidad civil. Este seguro no es obligatorio para las asesorías ni los asesores, pero es muy conveniente. Por ejemplo, en muchos casos, este seguro sería determinante en la elección de una asesoría. En algunos casos, el asesor fiscal puede presentar directamente las declaraciones de Hacienda de sus clientes. Esto es posible porque la administración tributaria le ha otorgado la categoría de colaborador social con Hacienda. Esta condición de colaborador social es una garantía de que este asesor cumple ciertos requisitos y de que es seguro. Es posible que en este último caso el contribuyente no tenga factura, pero podrá reclamar pues no hay ninguna duda de que es el asesor quien ha presentado la declaración en su nombre en virtud de su condición de colaborador social con Hacienda.