Las mejores asesorías fiscales en Logroño

seain-asesoria-fiscal-logrono

Seain

400
Precio desde
arnaut-asesoria-fiscal-logrono

Arnaut

450
Precio desde
fernandez-asesores-asesoria-fiscal-logrono

Fernández Asesores

120
Precio desde
anguiano-blanco-asesoria-fiscal-logrono

Anguiano Blanco

195
Precio desde
acofirma-asesoria-fiscal-logrono

Acofirma

200
Precio desde
iconsult-asesoria-fiscal-logrono

iConsult

150
Precio desde

Cuadro comparativo de las mejores gestorías fiscales de Logroño

  • Antigüedad
  • Nº trabajadores
  • Gestión integral
  • Responsabilidad
  • Jurídico
  • Contable
  • Laboral
  • Internacional
  • Asesor exclusivo
  • Precio autónomos
  • Seain

  • 400

    Desde

  • 30 años
  • 11-50
  • Estándar
  • 250 €
  • Arnaut

  • 450

    Desde

  • 25 años
  • 11-50
  • Estándar
  • 250 €
  • Fernández Asesores

  • 120

    Desde

  • 43 años
  • 1-10
  • Estándar
  • 60 €
  • Anguiano Blanco

  • 195

    Desde

  • 30 años
  • 1-10
  • Estándar
  • 80 €
  • Acofirma

  • 200

    Desde

  • 23 años
  • 1-10
  • Estándar
  • 100 €
  • iConsult

  • 150

    Desde

  • 5 años
  • 1-10
  • Estándar
  • 75 €

¿Quieres un presupuesto completamente gratis para acertar con tu asesoría fiscal en Logroño?

Las mejores asesorías fiscales de Logroño comparadas una a una

Opinión Seain

Lo mejor

Servicio extraordinariamente completo, incluso con extras como la consultoría en propiedad industrial.

Lo peor

Precio muy elevado.

Más información

SEAIN asesoría fiscal es una sociedad fundada en 1986 por sus dos socios directores: Félix S. Pérez y Víctor Bezares. Está situada en Logroño, La Rioja. Con más de treinta años de historia a sus espaldas, es una de las gestorías contables más completas. Tiene un equipo profesional formado principalmente por abogados y economistas. Cuenta con cuatro tipos de servicios: asesoría fiscal contable (equipo profesional de asesores fiscales, economistas y auditores especializados, que prestan servicios de asesoramiento económico, fiscal, tributario y contable), asesoría jurídica (asesoramiento cualificado y asistencia íntegra en las principales vertientes del Derecho), propiedad industrial (encargado de controlar, gestionar y defender los derechos de propiedad industrial de sus clientes tanto a nivel nacional como internacional) y consultoría (analiza, evalúa y planifica la situación económica y financiera de sus clientes).

Opinión Anguiano Blanco

Lo mejor

Servicio completo a buen precio tanto para sociedades como para autónomos.

Lo peor

Falta orientación al particular.

Más información

Anguiano Blanco SL (asesoría integral para empresas) es una gestoría fiscal surgida en el año 1986. Tiene un gran recorrido, y cuenta con dos oficinas: la que fue fundada en primer lugar se encuentra en Nájera (La Rioja), y la que fue fundada más tarde, se encuentra en Logroño (La Rioja). Esta gestoría fiscal dirige sus servicios a empresas de todos los tamaños, a particulares y a autónomos.

Ofrece un amplísimo abanico de servicios, entre los que se encuentran: asesoría fiscal, asesoría laboral, gestión contable, consultoría estratégica, seguros y otros servicios (sucesiones, herencias, donaciones, administración de fincas, creación de empresas, subvenciones y ayudas y constitución de sociedades).

Opinión Arnaut

Lo mejor

Gran abanico de servicios para una asesoría de gran dimensión.

Lo peor

Precio altísimo y poca orientación para particular.

Más información

Arnaut & Iberbrokers es una asesoría fiscal ubicada en Logroño. Fue fundada por Basilio Ramírez Pascual y Juan Carlos García Ramírez en 1991, con el objetivo de unir sus experiencias profesionales en una gestoría fiscal de calidad. Con más de treinta trabajadores al servicio de sus clientes, es la asesoría más grande de la ciudad. Ofrece los siguientes servicios: asesoría fiscal (sea cual sea el tamaño de su empresa, le ayudarán a tomar las mejores decisiones en su día a día), consultoría financiera (ayuda para tomar las mejores decisiones y optimizar los beneficios y el valor de su empresa) y asesoría en empresas familiares (para evitar los posibles conflictos que pidieran surgir en este tipo de empresas, y mejorar su gestión).

Ofrece también ayuda para la prevención de blanqueo de capitales, así como un diagnóstico económico y financiero, para detectar fallos en su empresa. Esta gestoría fiscal está dirigida a: pequeñas, medianas y grandes empresas, empresas familiares, así como a autónomos y emprendedores.

Opinión Acofirma

Lo mejor

Experiencia y profundización en servicios de gestoría.

Lo peor

Precio algo elevado para determinados perfiles de clientes.

Más información

Acofirma Asesores es una asesoría fiscal logroñesa que fue fundada en 1993 con el objetivo de proporcionar asesoramiento integral a empresas y particulares en todas las ramas de las ciencias jurídicas (fiscal, contable, laboral, administrativo, civil y mercantil) y contabilidad para ayudar a sus clientes a aumentar su valor como empresa y a conseguir sus metas y objetivos fijados.

Los servicios que ofrece esta gestoría logroñesa son: asesoría fiscal, asesoría laboral, asesoría contable, asesoría jurídica (área civil, área mercantil, área laboral, área administrativa y área penal) y subvenciones (donde analizan y estudian posibles subvenciones de las que se pueda beneficiar la empresa cliente).

Opinión Fernández Asesores

Lo mejor

Cubre todos los servicios esenciales para cualquier empresa a un precio extraordinariamente competitivo.

Lo peor

Un equipo más reducido, que puede provocar una atención menos personalizada.

Más información

Fernández Asesores Consultores SL es una empresa familiar afincada en Logroño, La Rioja, que fue fundada en 1973 por D. José Ignacio Fernández García. Aunque tiene pocos trabajadores en comparación con las otras asesorías/gestorías fiscales que aparecen aquí, ofrece a sus clientes un servicio multidisciplinar que abarca todas las áreas relacionadas con la actividad empresarial: fiscal, contable, mercantil, laboral y jurídico. El despacho pertenece a la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF) y al Colegio de Economistas de La Rioja.

El objetivo de este despacho es conseguir la confianza de sus clientes a base de dar el mejor asesoramiento posible y tratando de prevenir futuros problemas. Esta asesoría fiscal de Logroño tiene muy en cuenta los valores, y los que ellos llevan por bandera son el compromiso con el cliente, la legalidad para con la ley, la ética respetando los principios deontológicos y la constante formación y reciclaje de sus asesores.

Opinión iConsult

Lo mejor

Asesoría fiscal joven y con precios muy ajustados para todos los bolsillos.

Lo peor

Faltan todos los servicios adicionales que otras asesorías, aunque a mayor precio, sí ofrecen.

Más información

iConsult Despacho Empresarial Soledad Limitada es la gestoría fiscal más joven y más pequeña de todas las que anteriormente se han visto aquí. Sin embargo, esta gestoría ofrece gran cantidad de servicios, muy variados, de una calidad excepcional y con garantías. La idea surgió de tres autónomos que deseaban sumar sus fuerzas para poder ofrecer servicios de mayor calidad a sus clientes.

Los servicios que ofrecen son: consultoría, asesoría fiscal, asesoría laboral y asesoría contable. Esta gestoría fiscal de Logroño dirige sus servicios a pequeñas, medianas y grandes empresas, particulares y autónomos. Ofrecen servicios de gran calidad, con mucha cercanía a sus clientes.

¿Qué debes tener en cuenta al elegir una asesoría fiscal en Logroño?

En los siguientes apartados serán explicadas cuestiones bastante importantes para poder elegir correctamente la asesoría fiscal que resulta más adecuada, así como para resolver dudas o posibles problemas que hayan surgido. Serán explicados a continuación los aspectos a tener en cuenta:

El primero, es rodearse de excelentes asesores, que tengan una acreditación que garantice su profesionalidad y su trabajo. Hay que tener mucho cuidado en este paso.

El segundo de ellos es no buscar lo más barato sin tener en cuenta los servicios ofrecidos. Está claro que el factor precio es muy importante, pero, a la larga, lo barato puede salir muy caro. A lo mejor, todo lo que se está ahorrando a la hora de contratar lo más barato, hay que desembolsarlo luego porque no ha habido una gestión eficaz de la contabilidad o con una buena planificación fiscal.

El tercer consejo es dejar las asesorías online para pequeñas empresas y para asuntos de poca complejidad. Cuando las relaciones van a alargarse en el tiempo, es mejor escoger una asesoría física.
El cuarto consejo es buscar un asesor fiscal proactivo, que se mantenga al día de las novedades fiscales y legislativas que afectan tanto a los individuos como a sus empresas. Muchas de las asesorías y asesores están tan ocupadas haciéndose cargo de los asuntos de sus diferentes clientes, que apenas les queda tiempo para reciclarse como profesionales y ponerse al día de lo referente a su trabajo.

El último consejo, es contratar una asesoría fiscal que tenga amplios conocimientos y experiencia sobre el sector de actividad de la empresa. Las asesorías se especializan en ciertos ámbitos, por eso hay que buscar la que más se corresponda con el sector de actividad de cada uno. Una que conozca al detalle la normativa y los planes contables sectoriales de las diferentes actividades referentes al sector en el que se desarrolla la actividad.

Estos son los cinco consejos que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una asesoría o gestoría fiscal.

¿Es mejor elegir una gestoría fiscal de más antigüedad?

En primer lugar, una asesoría fiscal con más antigüedad es posible que tenga más experiencia que una que se ha creado hace menos tiempo. Esto se debe a que es ciento por ciento seguro que la asesoría fiscal más antigua ha gestionado muchos más casos. Y como no hay dos casos jurídicos iguales, esta asesoría fiscal más antigua tendrá un abanico mucho más amplio de posibles soluciones basadas en las experiencias anteriores (cosa que no ocurriría con las gestorías fiscales más recientes). Esto implica que a más antigüedad, más amplio serán las posibles soluciones. Además, las soluciones que tenga serán, probablemente, más seguras. Esto repercute directamente en los servicios que ofrecen. Las asesorías más antiguas pueden barajar otras alternativas que a las asesorías fiscales más nuevas posiblemente no contemplarían.

Pero, por otra parte, puede ser que estas asesorías con más años se hayan quedado un poco anticuadas respecto a las más actuales. Las asesorías se reinventan y se renuevan constantemente para adecuarse al ámbito de los mercados y a los cambios que estos están sufriendo de manera constante, y se adecúan también a los cambios que experimentan las legislaciones actuales. A lo mejor estas asesorías más antiguas no tienen esta capacidad de adaptación, y se quedan atrás respecto a las más contemporáneas. Es posible que las gestorías fiscales modernas tengan soluciones más imaginativas. Además, también cambia la forma con la que enfocan los casos: mientras que en las asesorías fiscales modernas lo más habitual es que se dedique un asesor fiscal exclusivamente a un caso, en las más antiguas no se estila este método de trabajo tan innovador y enfocado individualmente.

¿Es la mejor opción siempre escoger la asesoría fiscal más económica?

Esta cuestión es mucho más subjetiva que la anterior, pues depende en gran medida del poder adquisitivo de cada individuo. También depende en gran medida de los servicios que le sean requeridos a la gestoría fiscal (convendría mirar aquí si hacen precios especiales contratando varios servicios, se da en algunas asesorías fiscales).

Si los servicios requeridos a la gestoría en cuestión son relativos a declaraciones trimestrales, declaraciones anuales, balances de cuentas, u otros servicios llamados básicos (por el poco esfuerzo que se requiere para realizar dichos servicios, y por la recurrencia, suelen ser los más solicitados a las gestorías)  se recomienda escoger una asesoría más económica, porque este tipo de servicios todas los hacen de manera similar. Es más, hay expertos que para este tipo de servicios recomiendan escoger una asesoría fiscal online, ya que sólo habría que mandar los documentos y asientos para elaborar las cuentas.

Las gestorías online son muy efectivas para estos casos donde los servicios son básicos. Estas asesorías online tienen precios más bajos que las asesorías al uso, por lo que son la opción óptima para aquellos que busquen servicios no muy complejos por un módico precio. Pero es comprensible que a muchas personas no les resulte seguro del todo el consultar una asesoría online. Si no gusta innovar y no se quieren correr riesgos con una gestoría online, habría que buscar sin duda una asesoría física económica (en este caso en el que lo que se quiere es algo rutinario). Para estos casos hay que huir de asesorías con mucho renombre, que son mucho más caras que otras con menos nombre y el servicio que van a dar (en este caso, repito) va a ser el mismo.

Si, por el contrario, los servicios que se buscan son más específicos y más difíciles de llevar a cabo que los que se ha hablado anteriormente, se recomienda optar por una asesoría menos económica, pero que sea de más calidad. Las asesorías fiscales con precios más económicos están muy bien cuando los servicios requeridos son relativamente sencillos y rutinarios. Pero cuando se necesitan cosas más específicas y laboriosas, mejor optar por una calidad mayor que por el precio. Es necesario en este caso pensar que se está dejando el futuro de la empresa o la sociedad en las manos de unas personas ajenas a ella, por lo que mejor optar por grandes profesionales.

Hay que ir con pies de plomo en este punto. Además, como beneficio añadido, las gestorías fiscales cuyos precios son más elevados, suelen incluir más servicios en su abanico. También suelen incluir más coberturas, por ejemplo en caso (poco probable) de haber alguna errata. Por esto, cuando los servicios que se necesitan de la asesoría son más complicados, una asesoría más cara es una buena opción, porque ofrece más coberturas y más garantías de cara al futuro de la empresa o sociedad.

¿Qué servicios básicos debe cubrir una gestoría fiscal?

Las asesorías fiscales prestan asesoramiento a pequeñas, grandes y medianas empresas, así como a autónomos y emprendedores, en asuntos relacionados con lo fiscal, lo jurídico y lo contable de las empresas y sociedades.

Tras haber realizado un estudio sobre las circunstancias y situaciones financieras y legales que pueda tener la empresa necesitada de sus servicios, las gestorías fiscales proceden a elaborar todos los trámites que puedan ser necesitados por dicha empresa en el futuro, así como rehacer declaraciones y demás que pudieran resultar erróneas. Las gestorías fiscales elaboran la declaración de la renta, y calculan los niveles impositivos correctos que su cliente (la empresa) debe pagar a la Administración Tributaria. Otro de sus servicios básicos es aconsejar sobre las formas legales de reducir la factura tributaria y el pago de impuestos. También negocian y se mantienen en contacto con las autoridades fiscales en nombre del cliente (pueden ser los representantes legales de las empresas).

Deben cubrir todos los trámites relacionados con la planificación y gestión del IVA (tanto si la empresa lo repercute o lo soporta), el impuesto de sociedades, todas las posibles retenciones, y demás trámites con Hacienda. Deben también hacerse cargo de posibles problemas de las empresas, como la obligación de pagar recargos extemporáneos (aquellos que se derivan de la falta de tributo en un determinado ejercicio, son voluntarios, no hay requerimiento formal de Hacienda), recargos ejecutivos (aquellos que se derivan del impago de obligaciones, pero que necesitan un previo requerimiento de Hacienda para poder ser exigidos), así como sanciones tributarias provocadas por el retraso exagerado en los pagos.

Otra de sus funciones básicas es analizar la contabilidad financiera detallada y examinar las actividades  financieras generales de los clientes. También prestan asesoramiento sobre las consecuencias tributarias de la planificación financiera, la estrategia de negocios o las operaciones financieras como reorganizaciones u otras actividades empresariales, como las fusiones de empresas.

Hay otras funciones que algunas asesorías fiscales entienden como básicas, pero que las asesorías más baratas no entienden como tal (para que dichas funciones sean incluidas, habría que pagar más). Algunas pueden evaluar la fiscalidad internacional para empresas que comercian con compañías en otros países (comercio internacional).

Es necesario aclarar que las gestorías fiscales cobrarán sus servicios en función de la facturación de las empresas, cuanta más facturación, mayor será el precio a pagar a la asesoría en cuestión.

¿Mejor una asesoría fiscal especializada en impuestos o que pueda hacerme de todo?

Este aspecto también depende completamente de lo que quiera, busque o necesite cada empresa en particular. Si los servicios requeridos son relativos a impuestos o tributos, la mejor opción será escoger una asesoría que esté especializada en impuestos. Hay asesorías fiscales dedicadas especialmente a este ámbito, y conocen todos los trucos y demás que existen sobre la faz de la Tierra. Entonces, esta parece una buena opción si sólo se busca algo muy específico en este ámbito.

Aunque pueda parecer atractiva la idea de una asesoría que se sepa todos los trucos existentes, sería mejor opción la de elegir a una que tenga conocimientos sobre todos los ámbitos. Digo esto porque en el mundo jurídico todos los ámbitos están muy relacionados, por lo que nunca se sabe cuándo va a haber un fallo  o cualquier otra cosa en la que sea necesario asesoramiento no solo en el ámbito de los impuestos. La mejor opción sería entonces la de escoger una gestoría que abarcase muchos temas para curarse en salud de cara a futuros posibles imprevistos.

La importancia de tener a alguien de la asesoría fiscal dedicada a tu empresa en exclusiva…

Es un factor importante a tener en cuenta a la hora de elegir la asesoría fiscal a la que vamos a “contratar”. El hecho de tener a un agente de la gestoría fiscal es una seguridad y una garantía, porque va a estar ciento por ciento centrado en nuestro caso, y esta dedicación especial atrae mejores resultados. Tener a alguien que se dedique por completo a ti y a tu empresa quiere decir que el servicio va a ser mucho más efectivo. También, que si hay algún problema, va a ser detectado al instante, y que la solución comenzará a buscarse de manera inmediata. Y que los trámites van a ser mucho más rápidos. La verdad es que sólo se le pueden encontrar ventajas a esta dedicación exclusiva a cada cliente.

Aunque podría haber alguna desventaja. Seguramente, el precio de este servicio tan exclusivo y completo sea muy elevado. El precio será más elevado que en una asesoría fiscal donde no se dediquen exclusivamente a un individuo, pero si uno se lo puede permitir, desde luego mucho mejor la opción de exclusividad única (aunque hay que mirar que el contratar a la asesoría fiscal nos salga rentable).

¿Qué responsabilidades debe asumir una asesoría fiscal por una mala gestión?

Esto es terreno fangoso, puesto que no hay ninguna regulación formal legal en donde quede estipulado. Las Administraciones Públicas han dictaminado que deben ser las empresas contribuyentes (aunque sean las asesorías fiscales las que hayan elaborado los papeles) las que deben asumir las consecuencias de que la declaración de la renta se haya elaborado de manera errónea, o si hay retrasos en su presentación. El hecho de estar mal asesorado no exime al contribuyente. Pero esto tiene un matiz, y es que si la gestoría fiscal está en régimen de representante voluntario del contribuyente será la propia asesoría la que deba pagar las sanciones derivadas de la presentación errónea de los documentos.

Es decir, el contribuyente (la empresa cliente) debe pagar la cuota pendiente de presentación, los recargos extemporáneos y los recargos ejecutivos (ambos explicados con anterioridad), pero las sanciones deberá pagarlas la asesoría. Esto ocurre porque las sanciones están reguladas en el Código Penal, y por el principio de personalidad de la pena, esta solo puede ser pagada por quien ha cometido la infracción (sería entonces ilegal que la empresa cliente pagase las sanciones).

Pero, teniendo esto en cuenta, la empresa cliente puede plantearse una reclamación y  pedir responsabilidades a su asesor fiscal. Las equivocaciones pueden ser de naturalezas muy diferentes, pero la asesoría no será responsable en ningún caso (sólo para pagar las sanciones, en caso de llegar hasta el punto de haberlas). Cuando Hacienda mande un requerimiento al contribuyente, este puede plantearse, este tiene la opción de exigir responsabilidades al asesor fiscal que ha cometido el error en cuestión. Lo más normal y habitual es que este asesor se haga cargo de la multa y de los intereses de la demora y más posibles recargos.

Pero, tal y como exige Hacienda, hacen falta dos requisitos para poder solicitar responsabilidades a un asesor.  El primer requisito que hace falta es que el asesor fiscal sea un profesional competente adscrito a alguna de las asociaciones que existen en España (o sea, que el asesor esté reconocido legalmente como tal). El otro requisito es que el asesor haya expedido una factura del servicio a la empresa cliente. Esta factura es imprescindible para poder pedirle responsabilidades al asesor.

Ahora bien, hay algunas asesorías fiscales que tienen contratado un seguro de responsabilidad civil. Este seguro no es obligatorio para las asesorías fiscales ni los asesores, pero es muy conveniente. Por ejemplo, en muchos casos, este seguro sería determinante en la elección de una asesoría.

En algunos casos, el asesor fiscal puede presentar directamente las declaraciones de Hacienda de sus clientes. Esto es posible porque la Administración Tributaria le ha otorgado la categoría de colaborador social con Hacienda. Esta condición de colaborador social es una garantía de que este asesor cumple ciertos requisitos y de que es seguro y fiable. Es posible que en este último caso el contribuyente no tenga facturapero podrá reclamar pues no hay ninguna duda de que es el asesor fiscal quien ha presentado la declaración en su nombre en virtud de su condición de colaborador social con Hacienda.