Qué es un autónomo económicamente dependiente. Sus ventajas y desventajas.

By 24 julio, 2020Asesoria-fiscal

Actualmente existen dos tipos de autónomos contemplados en la legislación española. Uno de ellos es la figura clásica autónoma, en la que no se depende económicamente de ninguna empresa externa. Y por otro lado está el autónomo económicamente dependiente, quién, como su nombre lo indica, depende económicamente en gran medida en sus ingresos de una empresa. Por esta razón, aunque un autónomo tuviera en su cartera varios clientes, si por lo menos el 75% de sus ingresos provienen de uno solo de ellos, entonces podría tratarse de un autónomo económicamente dependiente.

Requisitos para ser autónomo económicamente dependiente

Cómo mencionamos anteriormente, el primer requisito básico es que el 75% de ingresos provengan de un solo cliente o en su defecto de una empresa. Adicionalmente no deberá tener ningún establecimiento comercial o Industrial a su nombre. Esto abarca cualquier tipo de sociedad en la que pueda participar y que convierta al autónomo en figura jurídica, quizá por ser socio de una Sociedad de Responsabilidad Limitada, por ejemplo.

Aunque esto en un principio parece encajar con un empleado, en realidad se sigue tratando de un autónomo que provee sus servicios a una empresa sin perder su autonomía. Es importante que evites establecer acuerdos con las empresas en contratos que corresponden a empleados disfrazados de falsos autónomos. En esas circunstancias los únicos beneficiados son los empresarios, debido a que el supuesto autónomo renunciaría a los derechos que obtendría mediante un contrato laboral como empleado remunerado y también renunciaría a sus derechos como autónomo.

Esto significa que si tienes toda la infraestructura para realizar tu trabajo, sin depender de la estructura ajena, significa que eres autónomo, aún si trabajas de forma constante con una empresa. Aún si la empresa te da instrucciones técnicas sobre el desarrollo del trabajo en cuestión, eres autónomo si los detalles de la forma a realizar el trabajo queda a tu criterio.

 Ventajas de ser autónomo económicamente dependiente 

Por supuesto, al no formar parte de la plantilla de trabajo común de la empresa, tienes ventajas a las que puedes acceder por ser autónomo, como el derecho a descansar en un año un mínimo de 18 días hábiles. Por supuesto, pueden ser más en armonía a lo que se haya acordado con la empresa mediante el contrato mercantil.

Adicionalmente, si debes trabajar más horas de la jornada pactada, la ley indica que ante la falta de acuerdo, no podrá pedirte la empresa que dediques más de 30% del tiempo ordinario pactado.

Una ventaja adicional es que puedes rescindir el contrato en caso de existir alguna circunstancia de fuerza mayor, como atender urgentemente a un familiar o el cuidado de un menor. Sin embargo, si el incumplimiento de contrato se debe a circunstancias de poca importancia, la empresa podrá exigir una indemnización. 

En el mismo sentido, si el incumplimiento es por parte de la empresa, tendrás derecho a recibir una indemnización. Ahora bien, una clara desventaja es que en ese caso, deberás tributar por la indemnización, a diferencia de los trabajadores ordinarios, quienes no tributan por concepto de indemnizaciones.

Leave a Reply