Cómo deducir los gastos de los vehículos siendo autónomo

By 19 junio, 2020Asesoria-fiscal

La normativa tributaria vigente les permite a los autónomos presentar la deducción de los gastos relacionados con los vehículos. Sin embargo, existen requisitos específicos que hay que cumplir con el fin de poder lograr dicho objetivo.

En primer lugar, debes tener en claro cuál es el uso que se da al vehículo en cuestión, pero visto desde la óptica de Hacienda.

Cuál es el uso del vehículo

En primer lugar, debes saber que la forma en la que puedes deducir o no ciertos gastos relacionados con tu vehículo se relaciona con el uso de éste.

Como es lógico, debe ser evidente que usas tu vehículo para actividades propias a la actividad profesional. Esto significa que no bastará con el hecho que esporádicamente hagas algún entrego en el domicilio de un cliente o que en contadas ocasiones realices una reunión laboral. Más bien, debe quedar plenamente claro que la actividad laboral autónoma que realizas implica el uso constante de tu vehículo.

Esto significa, por ejemplo, que si tu trabajo como autónomo es exclusivamente mediante el sistema de escritorio remoto, como es el caso de muchos freelances, no podrás demostrar el uso del vehículo con fines laborales.

Ahora bien, si puedes demostrar que el vehículo es usado únicamente para la actividad laboral en cuestión, entonces podrás deducir el 100% tanto del IVA como del IRPF. 

Pero queremos enfatizar que deberás poder demostrar a plenitud que solo usas este vehículo para fines laborales. Esto significa que en caso que solo tengas un vehículo, Hacienda entenderá que no solo lo usas en actividades profesionales, pues indudablemente lo usarás también en actividades personales. En el mismo orden de ideas, el epígrafe en el que estés dado de alta también influye en este aspecto, pues existen trabajos que inequívocamente exigen el uso exclusivo del vehículo como, por ejemplo, un taxi.

En la mayoría de los casos, los vehículos usados por autónomo normalmente son utilizados tanto para las actividades profesionales como personales. En estos casos, la legislación vigente permite la deducción del 50% del IVA, lo cual parece una medida razonable. Sin embargo, actualmente no es posible deducir ningún porcentaje por concepto del IRPF en estas circunstancias.

Justificantes de los porcentajes deducibles

Aunque tengas derecho a deducir un porcentaje de los gastos vehiculares, no significa que Hacienda aceptará en automático todo los puntos que incluyas en tu declaración. Es importante que recuerdes que todos los gastos que quieras deducir deben ser comprobados mediante facturas, por lo que no podrás presentar un ticket como comprobante. 

Igualmente es importante que conserves cualquier otro documento que pueda comprobar de forma adicional el gasto que quieres deducir. Por ejemplo, puedes probar que el uso de gasolina cierto día fue por cuestiones laborales si cuentas con correos o cualquier otro tipo de comunicación electrónica que compruebe que efectivamente ese día te desplazaste por motivos laborales.

Sin embargo, debes recordar que, a menos que la actividad laboral en la que estás dado de alta lo justifique, no debes intentar deducir el 100% por concepto del IVA, ni tampoco intentes deducir un porcentaje del IRPF, pues esto podría acarrearte problema legales y tributarios posteriores.

Leave a Reply