Skip to main content

Peligros que ocultan las tarjetas revolving

By 12 marzo, 2021julio 30th, 2021Asesoria-fiscal
tarjeta revolving

¿Desconoces el concepto de tarjeta revolving,  o estás pensando en hacerte con una de ellas? Quizás te interese echar antes un vistazo a este post, en el que hablaremos sobre cuáles son los principales riesgos a los que se hace frente cuando hacemos uso de este tipo de tarjetas.

En primer lugar, si te has visto afectado por este tipo de tarjetas, debes saber que puedes contar con abogados de tarjetas revolving especializados en dicho ámbito que te asesorarán en el proceso de reclamación.

Qué son las tarjetas revolving

Las tarjetas revolving son un tipo de tarjetas de crédito cuya particularidad es que permiten retrasar o aplazar el pago de las compras que realizan los consumidores, en otras palabras, permiten fraccionar el pago del crédito. Por consiguiente, se cobrarán unos intereses que irán fijados en función de la cantidad de dinero que fraccionemos y el tiempo que nos lleve pagarlo.

La Ley de 23 de julio de 1908 de Represión de la Usura ha pasado a ser la principal herramienta con la que cuentan los clientes afectados por estas tarjetas a la hora de reclamar.

Principales peligros de las tarjetas revolving

Elevada cuantía de intereses

Los intereses aplicados en este tipo de tarjetas son bastante más elevados que los aplicados en cualquier otro tipo de crédito. Algunas entidades establecen intereses superiores al 20%. En 2020, el Tribunal Supremo declaró como abusivos los intereses que había que abonar por el uso de dichas tarjetas, ya que consideraba que el tipo de interés que debía establecerse tenía que estar en torno al interés medio fijado.

Para ponernos en situación y entenderlo mejor,  pondremos un ejemplo que elaboró la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin). Si contrajésemos una deuda de 1000 euros, con un tipo establecido del 25,61%, y al mes pagásemos una cantidad fija de 25 euros, tardaríamos 10 años y 6 meses en liquidar dicha deuda. Y no sólo eso, además de pagar los 1000 euros que solicitamos, deberíamos pagar 1.031 euros en intereses, es decir, tan sólo en concepto de intereses, estaríamos pagando una cantidad más elevada, que la cantidad que solicitamos prestada.

Acumulación de intereses

Tal y como hemos podido ver reflejado en el ejemplo mencionado arriba, el funcionamiento y uso de estas tarjetas implica que la deuda no pare de crecer y acumularse, ya que la cuota fija abonada cada mes, es insuficiente para pagar los intereses que se producen.

Establecimiento de un importe máximo mendu

Es algo muy habitual, que este tipo de tarjetas no acepten pagar el total de la deuda en un momento determinado. Como consecuencia, establecen una cantidad máxima a pagar al mes. De esta manera, tan sólo consiguen alargar más el plazo de la liquidación de la deuda, de ahí, que a veces a este tipo de endeudamiento se le conozca como “endeudamiento perpetuo”.

Acoso continuo 

Los clientes afectados por este tipo de tarjetas sufren y soportan un hostigamiento continuo por parte de la entidad que les ha concedido el dinero, además de llamadas constantes al teléfono particular, al del trabajo e incluso a familiares.

Reclama

Cada vez son más las personas que deciden no agachar la cabeza ante estas situaciones y reclamar este tipo de injusticias. En Reclama Por Mí, ya disponen de numerosas sentencias favorables en las que se les dá la razón, gestionando en torno a 25000 gestiones al año con un 98% de casos de éxito.